Arquitectura y liturgia. El contexto artístico de las consuetas catedralicias en la Corona de Aragón

    35,00

    Parece no haber duda de que la conformación espacial de un edificio religioso debía hallarse claramente mediatizada por la liturgia que se desarrollaba en su interior. Pero, ¿de dónde extraer los datos que corroboren esta afirmación? Desde la Alta Edad Media, la iglesia católica se ocupó de redactar manuales que describieran cómo debía llevarse a término su ceremonial. Conocidos por ordinarios, libros de costumbres o consuetas, estos directorios estaban destinados al precentor de la comunidad religiosa encargado del culto en la iglesia, que coordinaba a la propia comunidad y al clero menor que, integrado por sacristanes, campaneros, niños de coro, pertigueros, etcétera, constituía el auténtico cuerpo de actores para la puesta en escena de la liturgia. Cada catedral y cada monasterio pudieron elaborar su ceremonial particular a partir de unas normas comunes, al menos hasta la globalización litúrgica que se promovió desde finales del siglo XVI con la edición del Misal y Breviario romanos, siguiendo las directrices dictadas desde el Concilio de Trento. De este modo, las consuetas son una fuente fundamental para nuestro conocimiento no ya del rito en sí, sino de cómo éste se relacionaba con el edificio que lo acogía y cómo, a su vez, el edificio debía amueblarse y vestirse en función de la ceremonia, permitiéndonos reconstruir un esplendoroso panorama material en el que la iglesia en sí, el coro, las capillas, el claustro, y su perímetro urbano eran objeto de un cuidadoso embellecimiento y de un cambio de aspecto constante en el que vestimentas litúrgicas, tapices, relicarios, iban acompañando una hoy insólita escenografía, de la que la procesión y el drama litúrgico eran los elementos más llamativos.

    Ús de cookies

    Aquest lloc web utilitza cookies perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continuau navegant estau donant el vostre consentiment per a l'acceptació d'aquestes cookies i de la nostra política de cookies.

    ACCEPTA